Implementan Secretaría de Cultura y Gobierno de la CDMX Plan de Acción Inmediato para Recuperar la Parroquia de la Santa Veracruz

CDMX a 01 de septiembre de 2020.- Desde las 8:00 horas del pasado lunes, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, acompañada por los directores generales de Sitios y Monumentos, Arturo Balandrano, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto, y del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), Lucina Jiménez, sostuvieron una reunión con autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, encabezadas por la encargada del despacho de la Secretaría de Cultura local, Guadalupe Lozada, y la secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, Myriam Urzúa, con el fin de determinar un plan de acción inmediato para la atención a los daños sufridos por la Parroquia de la Santa Veracruz, a causa de los incendios ocurridos este 30 de agosto.

La secretaria Frausto Guerrero informó que, desde la mañana de ayer, especialistas del INAH y el INBAL acudieron al templo a evaluar los daños en el Monumento Histórico del siglo XVI ubicado a espaldas a la Alameda Central. A partir de la información recabada, “se acordó implementar acciones inmediatas para salvaguardar los bienes inmuebles del recinto, para proteger a las personas que caminan por la zona y, en particular, a quienes visitan los museos ubicados en la Plaza de la Santa Veracruz: el Museo Nacional de la Estampa (Munae) y el Museo Franz Mayer (MFM), los cuales conforman el valioso conjunto arquitectónico de la zona.

En ese sentido, este lunes, el Gobierno de la Ciudad de México se hará cargo de la instalación de un tapial que, como medida de prevención y protección para los transeúntes, restringirá el acceso a la zona aledaña al templo en una parte importante de la plaza Santa Veracruz, en la acera de la Avenida Hidalgo y en la Calle 2 de Abril.

No obstante, Alejandra Frausto Guerrero aclaró que “la Plaza de la Santa Veracruz no se cerrará por completo, sino que se implementará una solución que concilie la seguridad del público y del personal de estos museos, con el reinicio de sus actividades; recordemos que el MFM ya está abierto al público y que el Munae abrirá este 27 de septiembre”, señaló la Secretaria.

Por tratarse de un inmueble cuyos orígenes datan del siglo XVIII, de acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, el INAH es el encargado de su protección legal y salvaguarda, de la mano con la asociación religiosa que tiene la custodia del sitio patrimonial.

De igual manera, dijo que restauradores peritos del INAH trabajan ya en el recuento de daños, “acompañados de personal de la aseguradora contratada por este Instituto para casos de siniestro en Monumentos Históricos, a fin de acceder a los recursos para la restauración, cuyos trabajos iniciarán hoy mismo”.

La titular de Cultura del Gobierno de México informó que ya se procedió a la estabilización del inmueble para llevar a cabo sin riesgos el análisis minucioso de los daños e informó que, paralelamente “se comenzará el proceso de restauración, pues la parroquia ya tenía afectación por el sismo del 19 de septiembre de 2017; por lo cual, ahora, los daños de este siniestro tendrán que sumarse al proyecto de intervención.

“Por desgracia ─continuó─, las primeras observaciones indican que sí hay afectaciones serias en el inmueble, por ejemplo, en los vitrales y en el órgano monumental, toda vez que una vez apagado el fuego, éste se reavivó porque algunas brasas cayeron de los polines”. No obstante, aclaró, “el valioso archivo documental, de gran relevancia, se encuentra íntegro y ya se procedió a su salvaguarda. De igual manera, en este momento se evaluará el estado de la obra pictórica y personal del INAH se hará cargo del desmontaje para evitar riesgos durante los trabajos de restauración”, explicó.

Finalmente, Alejandra Frausto Guerrero destacó el trabajo del H. Cuerpo de Bomberos que, “en perfecta coordinación con especialistas en patrimonio hicieron labores muy responsables para impedir mayores daños al patrimonio” y, aseguró que, gracias a la instalación de una mesa de trabajo, entre autoridades federales y locales, se podrá dar un seguimiento puntual a las acciones y compromisos asumidos el día de hoy con el rescate de este importante bien cultural.

Por el momento, el proceso de restauración del templo se enfocará en los daños ocasionados en la torre del campanario. Expertos en restauración también trabajarán en los vitrales dañados y en la recuperación de las áreas del coro y sotocoro que resultaron afectadas.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: