Fundamental, la fase preventiva en enfermos con diabetes, hipertensión y obesidad

CDMX a 28 de agosto de 2020.- Con la participación de expertos que explicaron y recomendaron una serie de medidas, especialmente preventivas, en torno a la diabetes, hipertensión y obesidad, hoy se celebró el cuarto webinar dedicado a los profesionales de la salud de primer nivel para la atención de estos padecimientos crónicos.

En la videoconferencia, la doctora Rosaura Ruiz Gutiérrez, secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, dijo que la política del gobierno en este ámbito se centra en la prevención y en la atención. La intención es lograr avances en el tratamiento de estas enfermedades, estableció.

El trabajo académico que está desarrollando la SECTEI es hacia la prevención de lo que hemos visto hoy que han sido las comorbilidades con COVID-19.

También anunció que próximamente en la página de la Secretaría se pondrá a disposición del personal médico una serie de cursos de actualización de diferentes niveles sobre estas temáticas.

En su mensaje, el director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), el doctor David Kershenobich, señaló que durante décadas, diabetes, hipertensión y obesidad incrementaron su prevalencia entre la población mexicana. Al respecto, precisó que las medidas preventivas para su manejo se han vuelto fundamentales. En la medida que se controle a un diabético, a un hipertenso, o que pierda peso una persona obesa, en automático se modificará la evolución de cada enfermedad. Videoconferencias cómo éstas son importantes no sólo para el médico general, sino para la salud global del país, expuso.

El director del Hospital de Alta Especialidad del Bajío, el doctor Juan Luis Mosqueda, externó que la estrategia de prevención en COVID-19 es de gran relevancia, especialmente para quienes tienen alguna enfermedad crónica, sobre todo porque aún no contamos con la vacuna, a pesar de los avances de varios laboratorios.

También refirió que esta semana se dio a conocer el primer caso de reinfección en un hombre por COVID-19, en Hong Kong, ocurrido 142 días después del primer episodio. Se descubrió que al extenderse el genoma del virus (SARS-CoV-2), éste presentó cambios relevantes en varias proteínas, por lo que, dijo, podría tratarse de un nuevo linaje.
Especialista en Medicina Interna e Infectología, también expuso que el virus entra al organismo por ojos, nariz y boca, transmitido por contacto, gotas o aerosoles. Por ello, el uso del cubrebocas es vital para evitar contagios.

Las modificaciones en el estilo de vida siempre serán favorables, y en la medida en que se tenga mayor número de actividades de prevención (visitar lugares ventilados, uso indispensable de cubrebocas, y respeto a la distancia segura), el riesgo de enfermarnos será menor.

En el webinar participó Gilberto Vázquez de Anda, miembro de la Academia Nacional de Medicina de México, quien repasó las características de la COVID-19 y hasta la continuidad en la atención del paciente hospitalizado, además de los factores de riesgo asociados, etapas de la enfermedad a partir del inicio de los síntomas, las áreas de oportunidad de atención en el enfermo no complicado y el abordaje terapéutico inicial del enfermo.

Vázquez de Anda destacó que identificar en forma temprana al paciente con sospecha permite dar seguimiento clínico e iniciar un tratamiento escalonado “estandarizado” con el fin de disminuir la multi-farmacia, la progresión a la gravedad, la etapa crítica, y la mortalidad. Recomendó que en el proceso de atención no se dejen de atender las comorbilidades.

Con respecto a estas últimas, explicó que entre más se incrementa la masa corporal, no solo hay problemas de inflamación, sino también complicaciones mecánico-respiratorias. Con un Índice de Masa Corporal mayor del 30, el estado del paciente se complica y tiene mayor riesgo de deterioro”. La obesidad además altera la conformación anatómica de la caja respiratoria al tener una restricción torácica.

La sesión de preguntas y respuestas fue conducida por la doctora Ruiz Gutiérrez, quien resaltó la importancia de que los médicos generales de primer nivel estén claros de cuándo deben remitir un paciente a un hospital. La atención temprana es fundamental, apuntó.

El doctor Mosqueda precisó que si un paciente con COVID-19 presenta diabetes, hipertensión o insuficiencia renal, la probabilidad de que evolucione a grave es mayor, por lo que sugirió que los médicos de primer nivel vigilarlos constantemente con el oxímetro de pulso y la toma de presión arterial.

En tanto, el doctor Gilberto Vázquez, con amplia experiencia como médico intensivista, resaltó que los pacientes muy obsesos tienen un pronóstico más sombrío que quienes no están en esa condición.

En las cuatro videoconferencias que se han realizado para los profesionales de la salud en torno al Covid 19 y a las comorbilidades se tiene un registro de más de 37 mil vistas.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: