Exabogado de Peña Nieto vinculado en México a procesos delictivos

Ciudad de México, 2 de septiembre de 2020. – Un juez de control del Centro de Justicia Penal de México vinculó hoy a Juan Collado Mocelo a un segundo proceso por el delito de fraude, informó su abogado defensor, Javier López.

 

Collado Mocelo fue el abogado de personajes como Raúl Salinas de Gortari (hermano del expresidente Carlos), Enrique Peña Nieto, el senador y exlider sindical Carlos Romero Deschamps y el exgobernador de Quintana Roo Mario Villanueva Madrid.

 

Está acusado por la Fiscalía General de la República (FGR) por su presunta responsabilidad en el delito de defraudación fiscal equiparada por 36 millones de pesos (un millón 600 mil dólares) durante el ejercicio fiscal de 2015.

 

Pero, además, la Fiscalía acusó al servidor público Alberto Manuel Alcántara de haber intervenido ilegalmente para buscar que en Andorra se liberaran 76,5 millones de euros que habían sido bloqueados a Collado Mocelo.

 

Luego de una audiencia que duró 20 horas, el juez dio de plazo dos meses para la investigación complementaria.

 

Autoridades federales informaron que en esta audiencia, que concluyó hoy miércoles en la mañana, se determinaría si a Collado Mocelo se le procesaría por los delitos de tráfico de influencias y contra la administración de la justicia, pero su defensa legal insistió en que su cliente fue acusado sólo por fraude, sin dar más detalles.

 

La semana pasada la FGR imputó a Alcántara, extitular de la Coordinación General de Investigación de la propia fiscalía, quien presuntamente archivó una indagatoria por lavado de dinero iniciada contra el abogado, operación en la que están involucrados los millones de euros depositados en Andorra.

 

El polémico abogado está preso desde julio de 2019, después de que el juez federal decretara legal su detención y lo vinculara a proceso como presunto responsable de los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

 

De acuerdo con las pruebas aportadas entonces por el Ministerio Público, el juez consideró que existían elementos suficientes que vinculaban al acusado a un grupo delictivo que constituía empresas fachada, utilizadas para comprar inmuebles de manera fraudulenta.

 

El próximo viernes se definirá si es o no procesado por un nuevo cargo por defraudación fiscal equiparada.

 

Tomado de Prensa Latina

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: