Armando Ramírez, un hito de la crónica urbana

La Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura, rememoran el nacimiento del escritor, cronista, periodista y dramaturgo mexicano Armando Ramírez, célebre por la difusión cultural de su barrio natal Tepito y la Ciudad de México.

CDMX a 7 de abril de 2020 (Noticias México).- La Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura, rememoran el nacimiento del escritor, cronista, periodista y dramaturgo mexicano Armando Ramírez, célebre por la difusión cultural de su barrio natal Tepito y la Ciudad de México.

Luego de su fallecimiento el 10 de julio de 2019, la escritora Sara Sefchovich escribió que la partida del escritor le pareció “una pérdida irreparable” de la tradición oral de los barrios de México: “La crónica de Ramírez no es foto fija, sino película: una narrativa que empieza en un mundo feliz y termina en un mundo jodido”.

Su legado literario constituyó un parteaguas en la crónica-novela de los años setenta; algunos consideran que fue un discípulo de la “Literatura de la onda”, pero para el escritor y columnista Óscar Alarcón, el autor de Quinceañera (1987) impulsó particularmente la creatividad del barrio bravo de Tepito: “Nos hizo ver que ahí donde todos observaban un barrio sórdido, él veía varias escenas dignas de narrarse”.

El escritor tepiteño considerado un autodidacta, sólo cursó hasta el nivel de bachillerato en la Vocacional 7 del Instituto Politécnico Nacional (IPN), pero su prosa desfachatada y con errores ortográficos intencionalmente marcados, le valió ser discriminado por algunos personajes del ámbito intelectual luego del éxito de su primera novela Chin Chin el teporocho (1971).

Quizá por ello el ensayista y periodista cultural Miguel Ángel Quemain, quien lo entrevistó en varias ocasiones, tuvo a bien destacar las influencias literarias de Armando Ramírez detrás de esos relatos acres y advenedizos que se plasmaron en obras como Crónica de los chorrocientos mil días del Barrio de Tepito (1973) y La noche de califas (1985): “Está cobijada por una estética de proscripción y bajo mundo, muy al estilo de los autores franceses Louis-Ferdinand Céline o Jean Genet, que el tepiteño conocía bien como el voraz lector que era”.

Alfonso Hernández, cronista y fundador del Centro de Estudios Tepiteños de la Ciudad de México, y quien creció en la misma manzana que el autor de Déjame (2019), lo describió como “un cronista urbano inmejorable por la frescura de sus entrevistas, por sus grandes hallazgos y por la posibilidad de dejar ver lugares y personajes que mucha gente ni se imaginaba».

Armando Ramírez publicó más de 20 obras literarias entre cuentos, novelas y crónicas. Algunas de ellas como Ratero (1978), El rey de los taxistas (1987), Me llaman la Chata Aguayo (1987, con la que obtuvo el Premio Cabeza de Palenque por el guion cinematográfico de su novela) fueron llevadas al cine. Además, fue uno de los fundadores, junto con Daniel Manrique, Julián Ceballos Casco, Virgilio Carrillo y Felipe Ehrenberg del colectivo Tepito Arte Acá, jefe de información de Hoy en la Cultura, de Canal Once, así como colaborador en medios como UnomásunoJueves de Excélsior e Imevisión.

admin

Deja una respuesta

Next Post

Avanza la Reforma al Artículo 4º. Constitucional en 17 Congresos locales

Mar Abr 7 , 2020
La reforma al Artículo 4º Constitucional ha sido aprobada, hasta el momento, por 17 Congresos Locales, lo que significa el 50 por ciento más uno del total de las entidades , con lo cual se elevan a rango Constitucional los programas sociales a favor de grupos vulnerables, como son las  pensiones para adultos mayores, a niñas y niños con discapacidad, a indígenas y afromexicanos; becas a jóvenes de familias pobres en todos los niveles educativos y salud universal gratuita.
A %d blogueros les gusta esto: