Acompaña INAH la reapertura de templos durante la nueva normalidad

CDMX 26 de agosto del 2020.-Al igual que desde 2017, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha venido acompañando la reapertura de los inmuebles históricos de uso religioso tras su restauración por los sismos, la vuelta a la nueva normalidad, en el contexto de la pandemia de COVID-19, también es un proceso que la institución asiste, en diálogo con las comunidades y autoridades religiosas.

Priorizando la salud de los usuarios de los templos, la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del Instituto, ha emprendido, como parte de su Programa de Atención Integral a Comunidades, una serie de medidas para promover la seguridad tanto de los feligreses como del patrimonio histórico en aquellos recintos religiosos que han reabierto, en seguimiento a los Semáforos de Riesgo Epidemiológico de la Secretaría de Salud del Gobierno de México.

En el marco de la campaña, “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura, la directora de Atención Integral a Comunidades en la CNCPC, Blanca Noval Vilar, informa que este acompañamiento se hace de manera virtual, pues las instalaciones de la coordinación se encuentran temporalmente cerradas debido a la contingencia. No obstante, “esto no significa que la actividad del INAH cesó, ya que la atención a las comunidades continúa mediante las vías telefónicas y plataformas digitales”.

Un ejemplo de ello, apunta, es la difusión que se realiza de una serie de materiales informativos —vía las redes sociales de la CNCPC, o bien, a través de plataformas como WhatsApp, Teams o Zoom— desarrollados por esta instancia del INAH, para guiar a la ciudadanía durante el reingreso a sus templos.

La primera recomendación es seguir, en todo momento, la información emitida por la Secretaría de Salud y las recomendaciones preventivas oficiales en lo tocante al COVID-19: guardar sana distancia, usar cubreboca en espacios cerrados y evitar las grandes concentraciones de personas, entre otras.

En segundo lugar, se exhorta a los feligreses a no sanitizar sus esculturas religiosas —sean estas históricas o contemporáneas— ya que mientras no sean tocadas, no existe probabilidad de que el virus se aloje en ellas.

“La invitación es a ‘poner en cuarentena a las imágenes’, ya que a menudo, con la idea de desinfectarlas, les aplican vapores o soluciones en spray cuya base es el cloro, lo que resulta extremadamente dañino para las esculturas históricas”.

Gracias al apoyo de antropólogos, etnólogos y otros especialistas del INAH, quienes tienen contacto directo con comunidades en las 32 entidades del país, así como a la ayuda de la Conferencia del Episcopado Mexicano, que redistribuye la información entre sus sacerdotes, la campaña de la CNCPC ha tenido un éxito notable.

Al día de hoy, ahonda Blanca Noval, no es posible saber cuántos templos se han sumado a esta iniciativa, “debido a que nuestros carteles informativos se difunden a través de los grupos de WhatsApp de vecinos, mayordomos y autoridades tradicionales, lo que nos ayuda a crear redes entre el INAH y las comunidades”.

Se tiene el reporte de que poblados como Huaquechula, Puebla; Ixpantepec, Oaxaca; Chiconautla, Estado de México, o Acopilco, en la alcaldía Cuajimalpa de la Ciudad de México, se han sumado de forma entusiasta, incluso, han tomado los carteles hechos por los expertos de la CNCPC para ampliarlos y colocarlos en los atrios de las iglesias, para que puedan ser leídos y conocidos por el mayor número de feligreses.

Cabe destacar que la Dirección de Atención a Comunidades de la CNCPC continúa laborando a distancia, brindando asesorías o talleres específicos enfocados a la creación de inventarios de objetos culturales, para aquellas comunidades que lo soliciten.

Otra valía de este acompañamiento es que se adapta a las necesidades o los recursos tecnológicos con los que disponen las comunidades, y es en función de estos que se planean las acciones de apoyo mediante Zoom, Messenger o WhatsApp.

Por último, la restauradora Blanca Noval destacó la participación de los jóvenes, quienes muchas veces han sido el puente con las personas mayores, sacerdotes o juntas de mayordomos que, inicialmente, no estaban familiarizados con el de uso de las nuevas tecnologías. “Niños y jóvenes han promovido la integración de las personas mayores al uso de estas plataformas virtuales”.

Las personas interesadas o que requieran más información se pueden comunicar a los siguientes correos para ser atendidas: atencióncomunidades.cncpc@inah.gob.mx y atencioncomunidades.cncpc@gmail.com

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: