12 de agosto, Día Internacional de la Juventud

CDMX a 12 de agosto de 2020.- En el marco del Día Internacional de la Juventud, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) hace un llamado a reconocer los derechos de las juventudes en todas sus diversidades, intersecciones y problemáticas, así como a reflexionar y visibilizar las desigualdades que el panorama actual de pandemia trae ante sus diferentes contextos y condiciones.

La Asamblea General de las Naciones Unidas denominó el 12 de agosto como el Día internacional de la Juventud desde 1999 de acuerdo con las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud. Este día es un recordatorio anual que busca visibilizar a las juventudes como agentes sociales de cambio, así como las problemáticas y violencias estructurales a las que se enfrentan.

La Constitución de la Ciudad de México incluye a las personas jóvenes como titulares de derechos y reconoce la importancia de garantizar su participación en la vida pública, en la planeación y desarrollo de la Ciudad. Sin embargo, las personas jóvenes siguen viviendo violencia y discriminación de manera sistemática.

Ser joven en México comprende un rango de edad de los 12 a los 29 años, por lo que también es necesario considerar a las personas adolescentes en este grupo poblacional, sin embargo, esto no limita otras formas de percepción y actuar social.

Es importante tomar en cuenta las distintas dimensiones que las diferencias juveniles representan, pues la categoría “joven” no limita a las personas ni las define como tales; en la complejidad de identidades juveniles es necesario visibilizar las problemáticas y privilegios que puede tener una persona joven por intersecciones con otras características como ser mujer, indígena, afrodescendiente, lesbiana, homosexual, trans, queer, tener una discapacidad, una condición socioeconómica desfavorable, una condición de salud delicada, etcétera. La discriminación hacia las personas jóvenes se ve agravada cuando una o más de estas características identitarias se acumulan en una sola persona.

Debido al confinamiento por causa de la pandemia de COVID 19, las juventudes también han tenido impactos diferenciados, por ejemplo: las situaciones de violencia en el hogar que ha sido agravada hacia personas LGBTTTI+, o la violencia física y sexual hacia las mujeres jóvenes, incluso en su acceso a derechos reproductivos; o la falta de tratamientos para jóvenes que viven con VIH, o la falta de garantías laborales para jóvenes que trabajan en el ámbito informal de la Ciudad de México. Las realidades y contextos que viven las personas jóvenes en la Ciudad de México son diversas y desiguales.

Por ello, desde el COPRED reiteramos el llamado a evitar prejuicios, estereotipos y estigmas adultocentristas, clasistas, racistas, machistas, capacitistas, que recaen en las juventudes y que pueden vulnerar sus derechos humanos. Es necesario generar espacios de reflexión y sensibilización respecto a las diversidades, problemáticas y formas heterogéneas en las que se desenvuelven las personas jóvenes que habitan y transitan en la Ciudad de México.

–000–

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: