Volcán Lozoya hizo erupción en México

CDMX 12 de agosto del 2020.- Las recientes revelaciones del exdirector de Petróleo Mexicano (Pemex) Emilio Lozoya han incendiado el ámbito político nacional al involucrar en graves hechos de corrupción a los expresidentes Enrique Peña Nieto (2012-2018) y Felipe Calderón (2006-2012).

Lozoya, quien aspira lograr amparo en la figura jurídica ‘criterio de oportunidad’ mediante la cual puede incluso no ser juzgado aun con pruebas de culpabilidad, está revelando con nombres y apellidos a involucrados en sobornos y otros hechos ilícitos financieros a funcionarios y legisladores en ambos gobiernos.

Sus revelaciones involucra a una decena de políticos de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) activos a lo largo de dos sexenios, incluidos Calderón y Peña Nieto y el secretario de Hacienda de este último Luis Videgaray.

Las acusaciones de Lozoya contemplan una gama de actos ilegales como transferencias de capital a la campaña presidencial de Peña Nieto, sobornos a legisladores para la aprobación de reformas estructurales y la firma de contratos dañinos para Pemex en favor de Odebrecht y tocan a políticos en activos y gobernadores.

En el caso de Peña Nieto y Videgaray, el denunciante asegura que le ordenaron repartir más de 100 millones de pesos (cuatro millones 500 mil dólares) provenientes de sobornos de Odebrecht para la campaña presidencial de 2012 y comprar con 404 millones de pesos (más de 18 millones de dólares) votos en el Congreso para aprobar las reformas estructurales de 2013 y 2014.

Lozoya aseguró también que durante el sexenio de Calderón se otorgaron beneficios económicos a Braskem, filial de Odebrecht, la cual en asociación con la compañía mexicana Idesa, tenía en sus manos el proyecto de la planta Etileno XXI, en Veracruz, lo que generó pérdidas multimillonarias al gobierno federal.

En el consejo de administración del ala mexicana de Etileno XXI se encuentra la familia política del exsecretario de Comunicaciones y Transportes Javier Jiménez Espriú bajo el actual gobierno, quien recientemente dejó su cargo por contradicciones con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lozoya ofreció como pruebas de sus acusaciones testimonios de cuatro testigos, entre ellos sus colaboradores más cercanos en Pemex que participaron activamente en distintos actos ilícitos: Froylán Gracia, su coordinador ejecutivo, Carlos Roa, coordinador de asesores, Edgar Torres, director de Fertilizantes, y Rodrigo Arteaga, exsecretario particular.

El exjefe de Pemex entregó a la Fiscalía, además, recibos y un video que le permitirá comenzará ahora su análisis y determinar si judicializa la investigación contra los extitulares del Ejecutivo Federal y de Hacienda, un diputado y cinco senadores que supuestamente recibieron dinero por sus votos.

Tomado de Prensa Latina

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: