Por consenso y sin opinión en contra, comunidades indígenas aceptaron la implementación del Tren Maya, luego de desahogar la fase consultiva en siete asambleas regionales. En un diálogo con instancias del Gobierno de México, acordaron también que sus propuestas y necesidades sean incorporadas y atendidas en este proyecto que pretende detonar el desarrollo sustentable de la Península de Yucatán.

A %d blogueros les gusta esto: