Al cumplirse hoy una semana de la autoproclamación como presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez y su nuevo gabinete han arrasado con la gestión gubernamental de más de una década de Evo Morales.
En medio de las protestas sociales que condujeron al líder indígena a presentar la renuncia y asilarse en México, para evitar el derramamiento de sangre de la población que respalda sus métodos de Gobierno, la autoproclamada tomo una serie de medidas que echan por tierra varios de los pilares de la política del Movimiento Al Socialismo (MAS).

El ejército y la policía reprimieron hoy a manifestantes en la ciudad boliviana de El Alto, con saldo preliminar de tres muertos y decenas de heridos; mientras que en La Paz maestros protestaron contra el gobierno de facto.
Doce tanquetas del ejército, apoyadas por helicópteros militares, ingresaron en la planta de distribución de carburantes de Senkata, de la urbe alteña, para extraer de allí 45 camiones cisternas cargados de gasolina.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este martes que la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no está avanzando en la redacción del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y la acusó de usar el acuerdo de alguna manera para asegurar votos para su juicio político.

Ante el congelamiento de la economía y la falta de capacidad para lograr acuerdos en la Cámara de Diputados, el Presidente de Acción Nacional, Marko Cortés, reiteró su llamado al gobierno federal a que presente un presupuesto que reactive la economía y los sectores productivos para generar nuevos empleos y mejor pagados.

A %d blogueros les gusta esto: