La serie de charlas históricas “La Ciudad de Guadalupe” abordó el Zócalo de Santa Anna

CDMX a 14 de agosto de 2020.- En 1843, en una de las varias ocasiones en que fue presidente, Antonio López de Santa Anna ordenó la construcción de un monumento, una especie de columna, a la Independencia, en la Plaza Mayor de la Ciudad de México, pero sólo se construyó el basamento de ese proyecto, el cual en la época se conocía como Zócalo.

“El monumento no se realizó, pero el nombre de Zócalo permaneció para así llamar popularmente, hasta la fecha, a esta gran plaza”, comentó la historiadora Guadalupe Lozada León, encargada de despacho de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, durante la más reciente emisión de la serie de charlas históricas “La Ciudad de Guadalupe”, la cual se transmitió el jueves 13 de agosto a través de la plataforma digital Capital Cultural en Nuestra Casa y las redes sociales de la entidad del gobierno local.

Durante el programa El Zócalo de Santa Anna, Guadalupe Lozada, tras recordar que en el siglo XIX el Zócalo capitalino era conocido como Plaza Mayor de la Ciudad de México, indicó que fue en septiembre de 1841 cuando Santa Anna derrocó al presidente Anastasio Bustamante y el 6 de octubre hizo su entrada triunfal a la capital.

“A Santa Anna le gustaba vivir en el Arzobispado de Tacubaya, no en la ciudad, porque él era de Xalapa, Veracruz, y prefería el campo; en ese momento, Tacubaya era una de las zonas más bonitas cercanas a la capital, rodeada de árboles frutales, ríos y un clima extraordinario con muchas casas de campo”, apuntó la historiadora.

Específicamente en ese periodo de gobierno entre 1841 y 1844, Santa Anna (quien fue varias veces presidente del país), “logró algunas cosas interesantes, como la proclamación de una Constitución en junio de 1843 y también varias obras para embellecer la Ciudad de México”.

Una de esas obras, precisó Guadalupe Lozada, fue el decreto que apareció el 27 de junio de 1843, en plena época dictatorial de Santa Anna, en el que se ordenó la demolición del mercado de El Parián en la Plaza Mayor, el cual tenía unos 140 años de existencia, con el argumento de que su estructura pesada impedía la vista que debía presentar la plaza principal de la capital.

“Tras la demolición de El Parián, que duró 46 días, se empezó a hablar –septiembre de 1843– de la construcción de un monumento en la Plaza Mayor, dedicado a la Independencia nacional, que estaría situado a la mitad del espacio. La primera piedra de ese monumento se colocó el 16 de septiembre de ese mismo año, en donde se incluyó una caja que contenía monedas, periódicos de la época y una relación histórica de la creación del monumento, entre otras cosas”, indicó la especialista.

“El monumento se comenzó a construir, pero no se concluyó y sólo se quedó su basamento. En esa época, el basamento de una columna se conocía como zócalo. La gente comenzó a tomarlo como punto de referencia y a decir ‘nos vemos en el zócalo’. Esta base estuvo mucho tiempo a la vista e incluso ahí se colocó un quiosco en la época de Porfirio Díaz; ya entrado el siglo XX, fue tapado con un piso.

“Esta base fue encontrada hace algunos años, cuando se hicieron obras en la Plaza Mayor; realmente la plaza iba a tener una vista preciosa, con una columna a la Independencia que incluía una Victoria Alada en la parte superior”, expresó Guadalupe Lozada.

Esa obra no pudo concluirse porque en diciembre de 1844, Santa Anna tuvo que salir de la ciudad, tras un motín que representó el final de ese periodo de gobierno. Sin embargo, el político regresó al poder dos años después, en otro de sus múltiples gobiernos, al ser llamado para hacer frente al conflicto con Estados Unidos, guerra que finalmente se perdió, tras la batalla del Castillo de Chapultepec en septiembre de 1847, con lo cual México perdió más de la mitad de su territorio, recordó la historiadora.

El programa dedicado al Zócalo de Santa Anna, cuya proyección fue ilustrada con pinturas y litografías de la época, concluyó con la lectura de una crónica de Guillermo Prieto sobre la entrada del ejército estadounidense a la Ciudad de México, que fue ampliamente rechazada por la población. Finalmente, Guadalupe Lozada apuntó que en su último gobierno, Santa Anna fue derrocado definitivamente, en marzo de 1855, gracias al movimiento encabezado por Juan Álvarez e Ignacio Comonfort.

La serie de charlas históricas “La Ciudad de Guadalupe” forma parte de las actividades que la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México en acompañamiento de las medidas de confinamiento social por la emergencia sanitaria ante la presencia del virus Covid-19. Esta capital se ubica en “Semáforo naranja”, por lo que se continúa recomendando permanecer en casa.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: