Angangueo está enclavado en una alta sierra boscosa, y ha sido declarado Pueblo Mágico por su riqueza cultural y natural. Mineral de Angangueo se desarrolló a partir de su establecimiento en 1792 como uno de los principales centros mineros del país; logró un crecimiento en la región por sus ricos recursos naturales de oro, plata, cobre y plomo. 

Entre las montañas y espectaculares peñas y cascadas, el sol baña de luz dorada sus calles empedradas, ilumina sus callejones y refleja su luz en las blancas paredes de todo el pueblo. Así comienza el día en el histórico Aculco donde no solo podrás conocer una de las etnias de México: a los Otomíes, sino también admirar su arquitectura y emprender una aventura en sus atracciones naturales.

En este hospitalario rincón serrano, declarado Pueblo Mágico, podrás disfrutar y apreciar las maravillas de nuestro entorno; recorrer las empedradas y empinadas calles mientras observas la arquitectura tradicional del pueblo; conocer nuestras manifestaciones culturales y descubrir, a través de tus sentidos, los tesoros que guarda la naturaleza.

A %d blogueros les gusta esto: