«No me alcanza ni para pagar el derecho de piso», comenta Edson, vendedor de artículos para celulares, en una de las zonas más transitadas y problemáticas de la ciudad, el barrio de Tepito. Desde la llegada de la pandemia de coronavirus, cientos de establecimientos como restaurantes, cines y bares se vieron afectados por el poco flujo de personas dejando una derrama económica mayor a sus ganancias.

En el tianguis de Las Torres, de la colonia Renovación, en la alcaldía Iztapalapa, más de 2 mil trabajadores de la Organización de Comerciantes Chachareros y Pepenadores, que se dedican a la venta de diversos productos, han tomado las medidas necesarias para proteger a sus clientes y agremiados con el propósito de continuar con esta actividad que les permite obtener recursos para alimentar a sus familias.

A más de cinco meses de que la Fiscalía capitalina por medio de un megaoperativo, señalado como un ejemplo de la lucha anticorrupción de la nueva administración, lograra desarticular una banda de defraudadores, que bajo promesas de créditos en efectivo “faciles y rapidos” estafaron a cientos de personas, el tema pareciera haber quedado en el olvido una vez que el revuelo mediático ha pasado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó sobre su participación en la Cumbre Virtual de Líderes del G-20 donde pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tomar el control del comercio de medicamentos ante la pandemia del coronavirus y evitar el acaparamiento de países con más recursos económicos.

A %d blogueros les gusta esto: